Ccc
Search icon Facebook icon Twitter icon Instagram icon

BrilliantBro: El sexo a pelo es también buen sexo


El tabú que rodea a los hombres gay y al sexo a pelo ha sido uno de los orígenes de la desinformación en lo que se refiere a las fuentes, la propagación del virus del VIH, así como otras enfermedades de transmisión sexual. Nuestra poca disposición, miedo e imaginarios sociales nos entorpecen de expresar nuestros deseos más honestos y naturales.

No fue hace mucho que la manera típica de las agencias para detener la propagación del VIH era aventar condones a cada hombre gay que caminaba sobre el boulevard de Santa Mónica, como si fuera arroz en una boda de mediados de los 80. Aun así, cada bar en West Village y antro en Atlanta tienen una gran pecera llena de condones de todos los colores. Tú puedes tomar uno (o seis) para usarlos más tarde en la noche con ese chavo indeciso de tentadores labios rosas con el que hiciste contacto visual escuchando el nuevo himno del verano de Rihanna. Tú ya sabes que la noche se va a volver nakie nakie naked.

¿Pero y qué si no estás en el club? Supongámonos que unas citas después, el mismo chavo de tentadores labios rosas ahora tiene un nombre y resulta ser un ser humano decente. Ya han tenido unas citas en el Cheesecake Factory y fueron a dar un paseo nocturno por Bryant Park. Aunque no conozcas a su hermana mayor, sientes que sí lo has hecho ya que él constantemente te está contando historias de la búsqueda del tesoro cuando era niño, y de fiestas de cumpleaños estilo Astro Jump. Él tiene la perfecta pizca de inocencia, y por la forma en la que de manera silenciosa pide respeto en los espacios públicos agradeces que Dios te haya suspirado de que sólo comieras una ensalada verde y una menta para el aliento como postre. Ya tuvieron “la plática” y ambos tienen un entendimiento mutuo y un acuerdo de que no van a salir o tener sexo con alguien más. Son pareja exclusiva. Ya tuvieron ese “resbalón” después de una noche ebrios tras un lunes de margaritas, pero ahora no quieren usar condón de aquí en adelante. Una vez que empiezas, ¿cuándo decides dejar de usar condón en una relación monógama? ¿Cómo es esa conversación? ¿Y cómo apropiarte de tu salud sin molestar a tu pareja juega un rol en el sexo a pelo?

Primero, y antes que nada, el sexo a pelo es natural. No importa si eres gay o no; el sexo a pelo es natural: se siente bien y Noé seguramente no usó condón estando en el arca. Se ha discutido que las corporaciones farmacéuticas tienen buenas intenciones, pero a veces la forma de acercarse y su entrega no es sólo problemática, sino que poseen el poder de influenciar el estigma y la manera en que digerimos la información a gran escala. Incluso con la más sencilla verborrea, ellos deciden qué es en lo que quieren que se concentren las masas.

La gente tiene sexo a pelo, o una forma de “conducta de riesgo”, como a la industria médica en Estados Unidos le gusta llamarlo. Bueno, al parecer también es una conducta de riesgo cada vez que un negro está detrás de las llantas de un vehículo. La forma en la que a las personas les gusta tener sexo no requiere ser supervisada o juzgada. Muchos conservadores aún ven el sexo gay que no están teniendo como una abominación. En su lugar, es crucial tener una conversación alrededor de las realidades de nuestra comunidad y la cantidad sinfín de recursos disponibles. Además, cuestionar y desafiar por qué algunos de esos recursos no están disponibles para todos.

The Advocate, así como otras publicaciones, recientemente dieron a conocer el no tan impactante resultado de un caso de estudio vinculado a parejas con situaciones de VIH opuestas. Al entrevistar a 358 parejas del mismo sexo de Brasil, Tailandia y Australia, encontraron que en el transcurso de cuatro años, 16 mil 899 actos reportados de sexo sin condón no resultaron en la transmisión del VIH cuando el virus tenía bajos niveles en la pareja con VIH positivo.

Los datos recolectados en el estudio no son sólo útiles para la ciencia, sino también para el estigma social cuando se trata de las verdades del VIH. En lo que tiene que ver con citas, hay tantas restricciones con ser abierto, que la gente no es educada y es ignorante, debido a los rumores de preparatoria y a la desinformación.

Hay varias maneras de atender tu deseo para tener sexo sin condón. Haz preguntas. Sé honesto. No te culpes por lo que disfrutas hacer. Lo que sientes, lo que te gusta, y lo que deseas es parte de la naturaleza humana y no podemos dejar que el estigma y las normas sociales te desvíen de lo que auténtica y consensualmente quieres. El sexo, mezclado con la honestidad, es crucial para tu pareja, y si no es ejercido, puede llevar al engaño, la depresión, y afectar negativamente tu salud de forma innecesaria. Independientemente del género con el que te identifiques sexualmente, o tu orientación sexual, ser completamente abierto de tus gustos y cosas que no te gustan en una relación sexual es crucial para la felicidad y una vida sexual saludable.

Respeta los deseos de tu compañero de usar condón. En lo que respecta a la salud sexual, la gente tiene sus propios medios en cómo cumplir con sus necesidades. Así como los condones no son para todos, tampoco lo es el sexo a pelo. Aunque la monogamia no está muerta (Repito: ¡La monogamia no está muerta!), las relaciones abiertas son abordadas abiertamente y son vividas cómodamente por los hombres gay. Dependiendo de las reglas y los acuerdos, si estás en una relación abierta, sólo toma en consideración que hay otros cuerpos involucrados en tu vida sexual y eso afecta el aspecto sexual de ella.

No seas estúpido. Mantente alerta. Si ves un mensaje incriminatorio de un número no guardado, no dudes en hacer preguntas (no dije que automáticamente acuses). Si lo requieres, haz una pequeña investigación: hazlo. Hablar sobre lo que quieres puede hacerte parecer un novio psicópata, pero él aprenderá a no arruinarlo, porque dar espacio a las mentiras no es parte de la agenda de todos los días. Si tu instinto te dice que necesitas usar condón, quizá sea una buena idea tener una conversación y no sentirte presionado para reorientar tus sentimientos. Pedir usar condón otra vez no significa necesariamente que pienses que te está engañando, y si así es, tengan una conversación sobre hacerse la prueba y, en efecto, hágansela… juntos.

Eso me lleva a mi siguiente punto. Hacerse la prueba juntos es otra manera genial de monitorearse y apropiarse de su salud. En lo que estás haciéndotela, dependiendo de qué tan viejo seas o tu historial clínico, puede ser buena idea conseguir un doctor general que le dé seguimiento a tu salud fuera de la rutina: un examen completo de ETS, incluyendo examen de próstata y cualquier cosa de la que deberías preocuparte de tu historia familiar. Típicamente, a los hombres no nos gusta ir al doctor, así que hacer responsable a tu pareja sexual puede ser revolucionario.

Finalmente, los condones no son la única solución. La razón por la que este particular caso de estudio funcionó tan bien es porque los pacientes que eran VIH positivo estaban usando TasP (Tratamiento como Prevención, por sus siglas en inglés). Como se estaban cuidando y siguiendo su medicación, su cuerpo no transmitió el virus del VIH, y fueron capaces de tener sexo seguro sin temor. El PreP es también una forma genial de proteger a la gente VIH negativa del virus. PrEP no protege contra otras ETS, pero es otro paso potencial para tomar responsabilidad de nuestra propia salud y cuerpo.

La cosa es: vamos a hacerlo de cualquier forma. Si el sexo sin protección está ocurriendo a nuestro alrededor y hay formas seguras de hacerlo, no dejemos de lado la conversación. La realidad es más importante que el orgullo y el ego. Aunque los condones aún estén circulando, ya no es un hecho que éstos sean la única opción para prevenir el VIH y otras ETS.